El dosier de venta

Igual que cuando quieres conseguir un trabajo envías un currículum donde explica quién eres y qué sabes hacer; cuando quieres vender un proyecto también tienes que enviar un dosier de venta (como un currículum) de tu obra.

Un agente literario, o productor no tiene tiempo de leer todas las obras que le envían a diario. Necesita un resumen que entre por los ojos donde vea en tan solo un minuto si esa obra le va a gustar al público y quiere apostar por dicho proyecto.

Por lo que crear un dosier de venta es fundamental para llamar a las puertas de los productores o editoriales.

Nunca debes enviar tu guion de película si no te lo piden. Ya sea por darle valor a tu obra (la que solo la podrán leer quienes realmente apuesten por ella) o por aspectos legales, copias o clonaciones de obras. Por ejemplo: si tienes un correo donde te piden tu obra siempre podrás defender que es tuya ante un tribunal.

Dosier de venta

Portada.

Aunque parezca muy obvio, en todo dossier es imprescindible la portada, un elemento que puede parecer secundario pero que en realidad nos da una primera idea de lo que vamos a ver. Hay que atraer al lector y dar unas primeras pinceladas sobre lo que viene a continuación. Los elementos que se deben exponer en esta son el título y si se desea, siguiendo el tono y el género de la idea, se puede inserir una fotografía o algún dibujo acorde junto a una pequeña frase que defina el formato y el género de este. Lo primordial es que sea potente y atrayente.

Introducción.

Pequeño párrafo en el que se explique ¿Qué se va a leer? Si se trata de un largometraje o un corto, si es ficción, si es de época, … hasta se podría incluir uno o dos puntos fuertes que tenga el proyecto y que le proporcione una atracción especial.

High Concept.

Se trata de una frase atrayente en la que debe constar el concepto o idea que da pie a nuestro argumento. Por ejemplo, en el film Toy Story podría acompañarlo un high concept parecido a este: “¿Qué pasaría si los juguetes tuviesen vida propia?”.

Logline.

En no más de dos frases debes contar concisamente lo que tendría que servir para situar el lector en tu historia, presentar el protagonista y evidenciar el conflicto dramático. Es un resumen sintetizado de tu trabajo. Se puede seguir un esquema parecido al siguiente: "Mi historia de (género: pej: Terror) llamada (título) en la que (protagonista) quiere (objetivo) a pesar de (obstáculo)”.

Ficha.

Nombre de la película, duración, formato, autor, productoras implicadas, subvenciones que haya recibido… Los aspectos más técnicos y esenciales.

Sinopsis.

Una sinopsis que sea breve podrá enganchar más rapidamente que un parrafón con mucho texto.  Cuenta tu argumento de manera clara y concisa contando o sugiriendo el final, aunque tenga un giro majestuoso. El objetivo del dossier de ventas es vender tu guion, despertando el interés por leer tu guion.

Personajes.

Son el motor de tu historia, así que dedica un apartado a ellos. Su descripción psicológica, sus motivaciones, alguna referencia visual… Aquello que los haga diferentes, atractivos e interesantes.

No se trata solo de diferenciar los personajes principales de los secundarios, sino de atribuirles la información necesaria para que puedas dar una idea general sobre ellos. En primer lugar tendrás que describir a tu protagonista que junto al resto de personajes principales (como por ejemplo en este dossier de Autómata podemos ver cómo es el androide protagonista), debe tener la información imprescindible para poder crear su perfil: nombre, edad, físico y actitud. Además, resulta muy útil disponer de alguna fotografía o dibujo que pueda asimilarse y representar al personaje descrito.

Los personajes secundarios aunque de por sí sean más prescindibles que los principales, no por ello hay que ignorarles. Uno mismo debe considerar si requieren o no de la misma atención, hay que tener en cuenta que no debe resultar cargado, siempre que sea ameno es recomendable añadir cuanto sea posible.

Localizaciones.

En este apartado es de suma importancia añadir fotografías parecidas a los espacios que se tengan en mente para las localizaciones. Si en el guion de tu largometraje hay 10 localizaciones, debes intentar proyectar el lugar que tienes en mente lo más fielmente posible. A cada fotografía hay que añadir una breve descripción acorde con lo que el guion expone sobre esa localización.

Se pueden coger fotogramas de otras películas, hacer las fotos uno mismo y añadirle o no Photoshop. Lo importante es que el lector entienda perfectamente el ambiente que quieres crear, el tipo de localizaciones que pide la historia, a todo el mundo le vendrá una imagen diferente con el nombre de una localización; intenta que el lector vea la misma que ti.

Créditos.

En los dosieres de ventas, como si de un film se tratara, al final se redacta una sección de créditos donde redactaremos de quién es la idea o proyecto y que motivación ha llevado a escribirlo/dirigirlo, quien ha realizado dicho dossier, y junto a esto, exponer un poco el currículum para que se vea quien está detrás de ello y además hacer un tanto personal la lectura ofrecida. Algo así como una biografía con tintes predominantes de experiencia en el campo del audiovisual. Hay que denotar la capacidad de preparación que se tiene para afrontar el proyecto.