La escaleta

Cuando sabemos que historia queremos contar, tenemos que decidir cómo contarla. Para eso, dividiremos el argumento en escenas. Esta lista de escenas se llama escaleta. Cuántas menos escenas introduzcas mejor, resume, sintetiza y precisa todo lo que vayas a contar.

La escaleta sirve para decidir el orden de las escenas en la narración. Podemos narrar los hechos en orden cronológico, pero también podemos romper este orden y mejorar el ritmo de la obra.

Kafka mostraba la escena final y luego empezaba por el principio. Si el argumento está formado por varias líneas de acción, podemos fijar el orden de intercalado de sus respectivas escenas.

Así, si detectamos que una escena ralentizará la historia, podemos suprimirla o fusionarla con otra. Si detectamos que una escena va demasiado deprisa, podemos extenderla y dividirla en dos; o si vemos que el clímax no está ubicado correctamente, adelantar o retrasar ese fragmento de la narración. A veces conviene introducir escenas que no harían falta pero que ayudan a demostrar el paso del tiempo, las elipsis de tiempo.

Planificar una narración de esta manera nos permitirá pasar a la fase de escritura sabiendo que lo que escribamos no tendrá errores importantes de estructura, argumento o diseño de personajes que luego nos interrumpirían en el proceso de escritura.

En resumen, la escaleta es un texto a medio camino entre la sinopsis argumental y la redacción definitiva de una novela, relato o guion. 

EJEMPLO:

SINOPSIS

Marcelo (45) se ha quedado sin dinero y sin trabajo. Un día decide abandonar la ciudad y volver a la casa abandonada de sus padres en el pueblo. Una vez allí recuerda a su amor de juventud, Milagros a la que decide reconquistar. Pero Milagros ya tiene pareja, Javier, un odioso empresario que se ha forrado vendiendo una patente. Marcelo planificará una estrategia para arrebatarle la novia a Javier. Pero en el plan aparece la busca-fortunas Chichi que quiere parte del pastel.

ESCALETA

  1. Marcelo cierra la puerta del apartamento de la ciudad y carga en su viejo coche las maletas para ir al pueblo.
  2. Marcelo mira el mapa un par de veces, hace mucho tiempo que no va y las carreteras han cambiado.
  3. Marcelo finalmente llega a la antigua casa natal donde no vive nadie y por la calle se fija en una chica, recuerda que es Milagros, su antiguo amor de juventud.
  4. ...

La escaleta se escribe de manera funcional, en tercera persona, con los verbos en presente, sin incluir descripciones ni diálogos y prescindiendo de cualquier tipo de adorno literario.