Caracteres dominantes

Los caracteres dominantes de un personaje ayudan a diferenciarlo de los demás. Ayudan al escritor a ver cómo debe actuar dicho personaje y por lo tanto saber siempre cual será su objetivo de vida. Dotar a los personajes de los caracteres dominantes hace que sean más creíbles y más reales, cosa que hará que el público conecte más rápidamente con tu historia.

Vividor

Es hedonista y su único objetivo es disfrutar a toda costa. Evita las responsabilidades.

Superviviente

Su instinto siempre le permite salir adelante de algún modo. Mientras hay vida hay esperanza.

Mártir

Se sacrifica por una causa. Es capaz de soportar grandes sufrimientos por un fin superior.

Mística

Despegada de la realidad, busca ideales trascendentales en todo. Es espiritual y elevada.

Gafe

Le persigue la mala suerte, pero da suerte al resto. Inspira ternura en los demás.

Niña

Una mujer inmadura y desvalida a la que hay que cuidar porque elige no valerse por sí misma.

Jugador

Siempre acepta los retos. Desprecia la adversidad y le motiva la recompensa.

Visionario Inventor, profeta, científica.

Adelantada a su tiempo, siempre estimula a los demás

Confabulador

Usa el engaño para lograr que los demás hagan lo que ella quiere. Cambia de aliados a menudo.

Juez

Es medidora y racional, siempre usa el juicio para encontrar explicaciones a todo. Es una gran defensora de la justicia

Fanático

Dedica su vida a una causa en la que cree firmemente y sacrifica todo por ella, incluso a quienes le rodean

Líder

Ella dirige las situaciones para evitar el caos. Le gusta organizar y confía mucho en su propio juicio.

Arquitecto

Se esfuerza por construir algo de valor, fundar un pueblo, crear una compañía o de alguna forma dejar un legado imperecedero

Ligón, llamativo

Pícaro, un mujeriego o simplemente un ligón. Adoras a la gente y te encanta que un público receptivo. Te encanta aún más impresionarles. Hacer espectáculo.

Matón

Te encanta atormentar a los débiles. Las cosas siempre tienen que salir como tú quieres, y no toleras a los que te contraríen. El poder y la fuerza son todo lo que respetas.

Bufón

Constantemente buscas el humor en cualquier situación y siempre te esfuerzas por luchar contra la marea de la depresión dentro de ti mismo. Animar gente.

Serio, antipático

Te tomas todo en serio y encuentras poco humor en la vida. Juzgas con escepticismo.

Pervertido

Tus creencias, motivaciones y sentido de la decencia son antítesis completas del status. No eres tanto un rebelde sin objetivo como un pensador independiente que no pertenece a la sociedad en la que creciste.

Protector

Siempre tratas de ayudar a los que te rodean, esforzándote por influir en las necesidades y pesares de los desgraciados.

Rebelde

Eres descontento, iconoclasta y librepensador recalcitrante. Tienes una mentalidad tan independiente y una voluntad tan libre que no estás dispuesto a unirte a ninguna causa o movimiento particular.

Solitario

Eres el tipo de persona que siempre está sola, incluso en medio de una multitud. Eres el vagabundo, cazador y lobo solitario.

Tradicionalista

Eres una persona ortodoxa, conservadora y extremadamente tradicional. Lo que te bastaba cuando eras joven te basta ahora. Casi nunca cambias.

Aficionado

El Aficionado está interesado en todo, pero no se concentra en nada. Revolotea de idea en idea, de pasión en pasión y de proyecto en proyecto sin acabar nada.

Ansioso de elogios

Tu valía depende totalmente de la opinión de los demás. Ansías aprobación y alabanzas y recurrirás a cualquier cosa para conseguirlas, incluso arriesgando las cosas que aprecias o a ti mismo.

Ansioso de emociones

Vives buscando ese momento de peligro, en el que te invade una descarga de adrenalina y te sientes vivo de verdad. Adicto al peligro.

Autista

Ocultas tus secretos a los demás. Nadie tiene tu entera confianza. Más importante: ocultas tu verdadero yo. Cualquiera que te comprenda podrá hacerte daño, así que nadie debe ver tu verdadero ser, y ni siquiera acercarse.

Autócrata

Debes tener el control total de la situación, el control total sobre los que te rodean y el máximo control posible sobre el destino, el tuyo y si es posible, el de los demás. El control es lo único que comprendes; es a lo que rindes culto.

Egoísta

Solo le importa una cosa: él mismo. A cada uno lo suyo, y si los demás son incapaces de protegerse ese es su problema. No tiene porqué tratarse de un matón; simplemente se niega a sucumbir a las quejas de los demás.

Celebrante

Gozas con tu causa. Ya disfrutes con la batalla, el fervor religioso, la derrota de sus rivales o con la lectura, este placer te da fuerzas para resistir a la adversidad. Si tienes la ocasión, satisfarás tu pasión en la medida de lo posible. Al contrario que el Fanático, no actúas por sentido del deber, sino por entusiasmo.

Científico

La existencia es un rompecabezas que puede ayudar a montar de nuevo. Un Científico examina metódicamente toda situación y maniobra, buscando resultados y pautas lógicas.

Competidor

Te mueve la necesidad de ganar a toda costa. La emoción de la victoria es la única que reconoces; es lo que te impulsa a seguir siendo lo que eres. Ves la vida como una competición y la sociedad como ganadores y perdedores.

Confidente

Comprendes a la gente y, lo que es más importante, te gusta la gente. Eres un colaborador que escucha y aconseja. Las personas se confiesan ante ti y, a cambio, tú les das consejo.

Conformista

Eres un seguidor. Tomar el mando no es tu estilo. Te es fácil adaptarte, armonizar, obedecer y conformarte con cualquier situación en la que te encuentres. Te orientas hacia la estrella más brillante, la persona que te parece la mejor, ligando tu suerte a la suya. Para ti es difícil y desagradable ir contra la corriente o rebelarte.

Crítico

Nada en el mundo debería aceptarse sin un escrutinio y examen exhaustivos. Nada es perfecto y hay que señalar los defectos para que se conozca realmente lo bueno. Tus baremos son muy elevados para todo e insistes en que se cumplan. Fomentas en los demás los mismos ideales, porque la laxitud y los criterios poco exigentes reducen la calidad de vida para todos.

Director

Desprecias el caos y el desorden y tiendes a hacerte con el control de la situación y a organizarla con el fin de suprimir la anarquía. Te gusta estar al mando, vives para organizar y habitualmente te esfuerzas por hacer que todo funcione con suavidad.

Honesto

Tienes un temperamento moderado y te guardas a toda costa de decir mentiras y de robar. Te educaron para vivir honrada y abiertamente y para ser bueno con los demás.

Idealista

Los Idealistas creen –verdadera, loca y profundamente– en una aspiración o moralidad superior. El objeto de su idealismo puede ser algo tan pragmático como el triunfo final de la Camarilla o tan amorfo como el bien absoluto, pero la creencia está ahí.

Masoquista

Te gusta forzar las fronteras y ver cuánto puedes aguantar: cuánto dolor puedes tolerar antes de desmayarte. Obtienes cierta satisfacción al sufrir humillaciones e incluso mutilaciones.

Mediador

El mundo está lleno de gente que quiere cosas. Algunos tienen lo que otros desean y estarían dispuestos a conversar para llegar a un trato, pero no saben cómo empezar.

Monstruo

Reconoces que eres una criatura de la oscuridad y actúas como tal. La maldad y el sufrimiento son herramientas que empleas allá donde vas, y no hay perversidad, mentira o dolor con el que no se atreva.

Optimista

“Todo es siempre para bien”. Ese es el lema de tu vida y sabes que, si puedes mantener el ánimo y dejar de preocuparte, tus problemas acabarán por desaparecer. Algunos te llaman necio, pero incluso ellos tienen que admitir que tú eres más feliz que ellos.

Pedagogo

Has estudiado en unos cuantos sitios, has visto unas cuantas cosas y por el camino te has enterado de una o dos cosas; y te gusta contarle a todo el mundo lo que has aprendido. La enseñanza es tu vocación, aunque no necesariamente tu profesión. Transmitir lo que has aprendido, para el beneficio de los demás.

Perfeccionista

No puedes soportar la imperfección, ni en los demás ni mucho menos en ti mismo. No puedes tolerar a los que no se esfuerzan al máximo para que todo en su vida sea correcto e impecable.

Planificador

Todo lo que haces está planificado. Apenas hay nada que hagas espontáneamente. A menudo, tus planes son largos y complicados, y a veces van más allá de la vida de los mortales implicados en ellos. Los detalles deben ser exactos, ya que crees que una desviación conllevaría la ruina.

Pusilánime

La forma sensata de ocuparse de los problemas es quitarles su blanco. Aunque puede que algunas personas te acusen de hundir la cabeza en el suelo. Evitar un problema o situación sin ocuparte de él. Siempre puedes culpar a otro.

Rutinario

Estás entregado a la ininterrumpida rutina de tu existencia y te niegas a hacer nada que comprometa tu rutina y las prácticas que hayas establecido. Evitar las decisiones.

Impostor

Tu máxima aspiración es encontrar a alguien que sea más poderoso que tú y convencerle de que cuide de ti. A cambio, le servirás, adorarás y seguirás. Harás todo lo que te diga, a menos que te haga correr un gran riesgo. En cualquier tipo de situación poco clara, te mantendrás al lado de la persona que parezca ser más fuerte, poniéndote de su parte, efectuando diversos servicios imprescindibles y, en general, tratando de congraciarte.

Soldado

El Soldado no es un seguidor ciegamente leal. Aunque existe para recibir órdenes, no las acepta incondicionalmente. Más independiente que un Conformista, pero demasiado vinculado a la idea del mando para ser un Solitario.

Vanguardista

Siempre debes estar en primera línea; quieres ser siempre el primero que se entera de una noticia, un baile. Nada te hace sufrir más que oír noticias de segunda mano o que otra persona te hable del nuevo grupo de la última hornada.

Tacaño

Subgénero del egoísta. Usurero que solo ama el dinero.

Romántico

Va en busca del amor. Alguien que ha imaginado fruto de las películas que ha visto. Todo lo hace para encontrar a esa persona que ni conoce ni sabe que aspecto tiene.