Trucos de montaje y postproducción

Etalonaje o gradación

Una vez tenemos todos los planos cortados por donde queremos y de forma secuencial empieza lo que verdaderamente es la postproducción. Y encontraremos la corrección de color, etalonaje o gradación. Donde no se busca que se vea bien sino que se vea de una determinada manera y que transmitan de forma más fuerte los sentimientos.

Con el etalonaje se puede crear el efecto “noche americana” que con un plano de día lo convirtamos en un plano de noche con esas luces tan fuertes de la luna.

El color tiene una simbología, ya que cambiando el tono, saturación o brillo se puede cambiar la percepción de los espectadores.

image-1587064622759.png

En esta imagen de la película Neo se ve más verdoso. El espectador sabe que está en Matrix o en un ambiente futurista. De lo contrario, si no se hubiera aplicado el color como en la segunda imagen, parecería la Tierra tal y como la conocemos y no sería futurista.

Elipsis espacial y temporal

A veces necesitamos de escenas vacías para hacer hincapié en que ha pasado un tiempo o se ha cambiado de espacio. Son las elipsis espaciales y temporales.

Muchas veces te habrás fijado en que aparece una toma de una calle de san Francisco, por ejemplo y no aparece ningún personaje. Son escenas vacías que sirven justo para esto. Explican al espectador que ha pasado un tiempo o se ha cambiado de espacio.

Es importante tener un buen tratamiento para localizar estos vacíos de guion y así poderlos rellenar con escenas vacías y por supuesto rodarlas antes de llegar a postproducción.

Fotograma subliminal

Anteriormente se utilizaba el ejemplo del fotograma de una Coca-cola fresca en medio de la película para que así en el descanso la gente tuviera ganas de beber una Coca-Cola.

Luego los fotogramas subliminales publicitarios se prohibieron pero los no publicitarios aún se pueden usar para dar miedo. Un pequeño fotograma de sangre en medio de una familia perfecta hará que el espectador espere que haya un asesinato sin saber por qué.

Fotograma blanco en el clímax

Un pequeño fotograma blanco en el momento álgido del clímax hará que el espectador respire hondo sabiendo que está en la cúspide de la acción y retenga el aire hasta que esta se resuelva. Así cuando acabe su cuerpo pensará que es una gran obra maestra ya que les ha dejado sin aliento.